Declara Unesco "el punto cubano" como patrimonio cultural inmaterial

Einstellen Kommentar Drucken

Los cantos de trabajo de los llanos colombo-venezolanos, la Feria de Alasita en Bolivia y el punto cubano entraron a formar parte de la prestigiosa lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Esta lista, que incluye otras actividades como Las Fallas de Valencia, el flamenco, o los cantos de Los Llanos de Colombia y Venezuela, busca movilizar la cooperación y asistencia internacional para que las diferentes sociedades mantengan su patrimonio cultural.

"En el Ministerio de Cultura hemos venido trabajando con las comunidades desde el 2011, para preservarla como un valor patrimonial para la región y para la humanidad".

En 2005, el Estado boliviano también declaró a la celebración como Patrimonio Cultural e Intangible mediante la Ley 2797, y tres años después (2008), la Gobernación de La Paz la declaró Patrimonio del Departamento, junto con su tradicional personaje Ekeko.

Ayer, en Sucre, en el acto de lanzamiento del rally Dakar, la ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, señaló que así como la Alasita se impulsará al farallón de Cal Orck'o como Patrimonio Natural de la Humanidad, empero se aguarda que la Alcaldía complemente documentación.

La Unesco reconocido a los "procedimientos y técnicas artesanales de obtención de fibras vegetales para talcos, pintas y crinejas del 'sombrero pinta'o'".

"Este elemento del patrimonio cultural fomenta la cohesión social y se transmite naturalmente en el seno de las familias, de generación en generación", comentó el profesor de la UMSA.

Según la emblemática pizzería Brandi de Nápoles, la masa hecha de harina, agua, levadura y sal debe reposar durante 24 horas antes de ser estirada revoleándola.

El punto cubano consiste en una tonada o melodía, acompañada por la voz de una persona.

La noticia aparece reflejada además en los espacios estelares de los principales medios de comunicación masiva del país, que acumula con éste siete galardones universales de la Unesco.

En el arreo, en cambio, "el canto se llena de llamadas de atención a los animales para que no se pierdan y puedan seguir en grupo", indicó Díaz.

Se trata de un sistema de origen preincaico que regula las actividades agrícolas de los habitantes de la ciudad y supone uno de los pilares de su identidad cultural.

El intercambio se practicaba con alegría y con la esperanza de tener, durante el año, los productos adquiridos.

El presidente de la asociación de pizzaioli napolitanos, Sergio Miccù, había prometido que si su arte entraba en la lista lo festejaría "regalando pizza en las calles".

Este tipo de sombrero forma parte de la indumentaria de todas las regiones del país en los bailes folclóricos y las fiestas comunitarias.

Comments